¿Deberías entrenar con el estómago vacío para la pérdida de grasa?

Primeramente centrémonos en el entrenamiento de cardio a primera hora de la mañana sin tener absolutamente nada en el estómago. Una gran cantidad de expertos coinciden en que es beneficioso.



Cuando nos estamos toda la noche sin comer, el glucógeno (hidrato de carbono almacenado) se agota por la mañana, por lo tanto una sesión de cardio matinal podría exponer a tu cuerpo a una quema de grasa de mayor porcentaje. La reducción de reservas de glucógeno puede ayudar a tu cuerpo a quemar grasa, pero si estas cansado esta misma acción puede ser malo para tu cuerpo, llevándolo a utilizar músculo para obtener la energía.
Dado que la mayoría de nosotros cenamos pocas horas antes de irnos a dormir y debido al ritmo de nuestras vidas, no descansamos las suficientes horas. La probabilidad de agotar por completo las reservas de glucógeno durante el sueño es muy difícil. Esto significará que podremos hacer perfectamente un entrenamiento a primera hora para así perder grasa.
En el caso de comer antes del entrenamiento, el procedimiento es diferente y hay una gran diversidad de opiniones. Lo importante es la cantidad!
El argumento en contra de comer antes de hacer cualquier tipo de ejercicio viene apoyado por la razón que, cuando comemos, una gran cantidad de sangre se desvía hacia los músculos para trabajar en el sistema digestivo y ayudar a procesar los alimentos. Por lo tanto dada la función de transportar el oxígeno de la sangre, hace que haya menos cantidad de oxigeno disponible para los músculos y reduzca la capacidad de quema de grasa.
Pero numerosos estudios han demostrado lo contrario, sobretodo ingerir pequeñas cantidades de alimentos momentos previos a el ejercicio, es totalmente recomendable.
Primeramente centrémonos en el entrenamiento de cardio a primera hora de la mañana sin tener absolutamente nada en el estómago. Una gran cantidad de expertos coinciden en que es beneficioso.
Cuando nos estamos toda la noche sin comer, el glucógeno (hidrato de carbono almacenado) se agota por la mañana, por lo tanto una sesión de cardio matinal podría exponer a tu cuerpo a una quema de grasa de mayor porcentaje. La reducción de reservas de glucógeno puede ayudar a tu cuerpo a quemar grasa, pero si estas cansado esta misma acción puede ser malo para tu cuerpo, llevándolo a utilizar músculo para obtener la energía.
Dado que la mayoría de nosotros cenamos pocas horas antes de irnos a dormir y debido al ritmo de nuestras vidas, no descansamos las suficientes horas. La probabilidad de agotar por completo las reservas de glucógeno durante el sueño es muy difícil. Esto significará que podremos hacer perfectamente un entrenamiento a primera hora para así perder grasa.
En el caso de comer antes del entrenamiento, el procedimiento es diferente y hay una gran diversidad de opiniones. Lo importante es la cantidad
El argumento en contra de comer antes de hacer cualquier tipo de ejercicio viene apoyado por la razón que, cuando comemos, una gran cantidad de sangre se desvía hacia los músculos para trabajar en el sistema digestivo y ayudar a procesar los alimentos. Por lo tanto dada la función de transportar el oxígeno de la sangre, hace que haya menos cantidad de oxigeno disponible para los músculos y reduzca la capacidad de quema de grasa.
Pero numerosos estudios han demostrado lo contrario, sobretodo ingerir pequeñas cantidades de alimentos momentos previos a el ejercicio, es totalmente recomendable.

Fuente: mundofitness.com

Noticia Generada por EventosFit365.com.ve

Instagram
@caribbeanspave