Efectos de la música en el entrenamiento

La psicofisiología es una rama de la ciencia que se ha especializado en analizar aquellos factores psicológicos que influyen de manera directa en el organismo del deportista, aumentando o disminuyendo su rendimiento.
Entre las investigaciones que se han realizando dentro de este ámbito, podemos encontrar especialmente interesante el estudio del efecto de la música en nuestro cuerpo cuando estamos entrenando. Estos estudios, durante muchos años se han centrado en analizar el papel de la música durante el entrenamiento cardiovascular (de resistencia), sin embargo, en los últimos años, ya podemos encontrar referencias bibliográficas que nos hablan de este efecto mientras realizamos ejercicio anaeróbico (por ejemplo, cuando hacemos ejercicios de musculación).

Principalmente depende del nivel que tengamos en nuestro entrenamiento, es decir, para personas con un nivel inicial que realizan entrenamiento sin una intensidad muy alta, evidentemente sí les viene bien “engañar” a su cerebro en cuanto al nivel de fatiga se refiere, ya que nunca van a llegar a niveles extremos de fatiga que les lleve a complicaciones mayores, sin embargo, a los atletas profesionales o de un nivel superior no les interesa, puesto que ellos saben y deben percibir su fatiga para poder controlar así su actividad, de hecho, para este tipo de atletas, incluso podría suponer un peligro entrenar con música, puesto que seguramente realizarán entrenamientos muy duros y, si no perciben su fatiga, que les avisa que deben disminuir la intensidad, puede que sufran desmayos o pérdidas de consciencia pasajeras por deshidratación, bajadas de azúcar o causas similares.

Muchos estudios han demostrado que la utilización de la música con tempo rápido en el calentamiento antes de realizar un ejercicio anaeróbico provoca una incremento de la activación y la motivación del deportista, la música con tempo lento produce el efecto contrario. Como sabemos, tanto para la activación como para la motivación, existen unos valores óptimos en los que se consigue el mayor rendimiento del deportista y, que estando por encima o por debajo de estos valores, el rendimiento disminuirá. Por tanto, podemos utilizar la música para aumentar o disminuir nuestra motivación y activación en función de si nos encontramos demasiado relajados o activos.

Fuente: entrenamiento.com

Noticia Generada por EventosFit365.com.ve

Instagram
@caribbeanspave