Formas en que el gimnasio trabaja tu cerebro

Mucho se ha hablado ya de que el ejercicio físico es un arma fundamental para prevenir y combatir enfermedades o de cómo influye en la salud de nuestro cerebro. Desde la prevención del alzhéimer a la mejora de habilidades lingüísticas pasando por el control de la depresión, el estrés o la ansiedad. Un estudio reciente publicado en Frontiers on Human Neuroscience, ha demostrado que entre otras muchas cosas, el ejercicio físico mejora la comunicación entre las diferentes áreas del cerebro y modifica el área prefrontal asociada a mejoras en el control ejecutivo y el rendimiento.
Entrena la fuerza de voluntad.
No siempre es fácil cumplir los objetivos que nos planteamos todos los primeros de año, de mes o de semana. Pero el deporte puede ayudarnos a mejorar esa fuerza de voluntad y a vencer la pereza. “La fuerza de voluntad es una capacidad que se mejora, al igual que otras capacidades, con el entrenamiento”.
Hace que olvides los problemas.
Después de un día duro, tenemos ganas de eliminar preocupaciones en el gimnasio. Este estado aparece cuando existe un equilibrio entre habilidades y desafíos, propicia una distorsión en la percepción del tiempo y hace que se olviden los problemas.
Es la mejor medicina contra la depresión.
Tanto los expertos como los estudios son unánimes: la práctica regular de actividad física es uno de los métodos más efectivos para combatir enfermedades como la depresión. “Sobre todo en los pacientes con niveles leves y moderados de depresión, la práctica de ejercicio físico tiene efectos antidepresivos”
Canaliza el estrés y la ira.
Las emociones como la ira o el estrés, están reguladas por el sistema límbico (encargado de liberar endorfinas) por lo que “practicar deporte de forma regular interfiere en el control de emociones negativas, malestar emocional y ayuda a enfocar y canalizar situaciones límite”
Te despierta por las mañanas.
Una buena forma de despertar el cerebro por la mañana, es empezar el día con ejercicio. “La actividad física tiene un efecto estimulante en general. Al liberarse adrenalina, dopamina y otros neurotransmisores, se genera un efecto excitante” explica el Dr. Irimia. Aunque el efecto no sea exactamente el mismo, merece la pena probar a cambiar el café por una buena sesión de cardio.
Mejora la autoestima.
Los cambios físicos que se producen en el cuerpo al practicar deporte, “pueden mejorar nuestra imagen corporal y pueden hacer que nos sintamos mejor con nuestro físico. Por otro lado, también puede aumentar el sentimiento de mayor dominio en habilidades y capacidad física”
Ayuda a crear rutinas.
Si lo que buscamos es controlar mejor nuestro tiempo y nuestra vida, el deporte podría ser una solución. “Crear hábitos saludables como caminar, hacer una actividad colectiva o seguir una buena alimentación, ayuda a ser más rigorosos, gestionar mejor el tiempo y en definitiva tener la sensación y percepción de mantener el orden en nuestras vidas.”
Mantiene tu cerebro sano.
El deporte no solo es necesario para mantener una óptima salud en general, también ayuda a mantener una buena salud cardiovascular, lo que a su vez es muy importante para mantener el cerebro sano. Mantener a raya los factores de riesgo realizando actividades físicas, es clave para prevenir diversas patologías muy graves.

Fuente: as.com

Noticia Generada por EventosFit365.com.ve

Instagram
@caribbeanspave