¿Hacer ejercicio con faja ayuda a adelgazar o "quemar" grasa?

Muchas personas piensan que hacer ejercicio en el gimnasio o salir a trotar con faja les ayudará a adelgazar o eliminar esa grasa que no deja que los músculos abdominales se noten, posiblemente porque cuando terminan su sesión de entrenamiento, al quitar la faja, verán una gran cantidad de sudor y una reducción en la talla alrededor de la zona abdominal.

Pero lamentablemente esto es sólo una ilusión o algo pasajero, porque luego de unos minutos los músculos que estaban apretados por la acción de la faja retornarán a su posición inicial.

El sudor no es sinónimo de "quemar" grasa en el sentido de que en éste no la hay. En el sudor no hay grasa, como muchos piensan. El sudor está compuesto de agua, minerales, algunos productos de desecho y posiblemente una cantidad casi insignificante de ácido láctico (aproximadamente el 0,5-1% del total producido durante un ejercicio físico intenso).

Así pues que hacer ejercicio con faja no adelgaza, no "quema" grasa, y de hecho, dependiendo el tipo de ejercicio y de qué tan apretada esté la faja, son más los perjuicios que se pueden padecer por el uso de la misma durante la práctica.

Quiero aclarar que hacer ejercicio con faja si puede ayudar a "quemar" algo de grasa, pero no por el uso de la misma sino por el ejercicio físico en sí. En otras palabras, se podrá "quemar" o eliminar la misma cantidad de grasa con o sin la faja.

Lo mejor de hacer ejercicio físico sin faja, es que se obligan a los músculos abdominales a mantener una contracción isométrica constante que ayuda a tonificarlos, mientras que con la faja muy probablemente se volverán dependientes al uso de la misma, por lo cual al quitarla volverán a su posición inicial habiendo trabajado poco o nada para lograr tonificarse, precisamente porque ellos dirán: "para qué nos esforzamos si hay algo que nos abraza y nos ayuda a no 'desparramarnos' para evitar sufrir algún tipo de hernia".

En general el uso de la faja solamente es para personas que han pasado por alguna operación estética. Personas "normales", sin importar que su objetivo sea adelgazar o "quemar" grasa", nunca deberían usarla.

Además, esa presión podría afectar en el flujo sanguíneo, creando pequeñas hemorragias internas (en el caso de aquellas personas que exageran apretándola demasiado), o molestias de tipo gastrointestinal.

Otra cosa muy aparte son los cinturones de gimnasio, los cuales tampoco recomiendo utilizar a menos que se vayan a realizar ejercicios muy complicados y con un gran peso, como por ejemplo la sentadilla libre, los enviones, entre otros.

Si una persona realiza estos ejercicios con un peso moderado, lo mejor será no utilizar el cinturón de gimnasio siempre y cuando domine bien la técnica de cada ejercicio, para así obligar no solamente a que los músculos involucrados directamente trabajen, sino también hacer que el centro de todo (los músculos abdominales y el dorsal ancho, mal llamado músculo lumbar) logre un trabajo que permita su tonificación y posible hipertrofia.

La faja es muy diferente al cinturón de gimnasio. El cinturón puede ser usado según lo ya explicado, y la faja solamente la deberían usar las personas cuyo médico cirujano lo haya recomendado.

Las personas con algún tipo de lesión o molestia No deberían usar faja, sino empezar poco a poco con los ejercicios manejando pesos muy moderados (y bajo supervisión de algún profesional) para ir tonificando de a poco y de forma gradual los músculos involucrados, y así evitar crear esa dependencia ya mencionada.

La "quema" de grasa o uso de los ácidos grasos como recurso energético en la resíntesis de ATP, se da por reacciones bioquímicas internas. La lipólisis u oxidación de los ácidos grasos y glicerol es el proceso bioquímico por el cual estos sustratos energéticos son utilizados en la generación de energía, y por lo mismo ser "quemados" o eliminados.

Cuando estamos en reposo estamos utilizando una buena cantidad de estas "grasas de reserva" (triglicéridos = ácidos grasos y glicerol). Cuando nos ejercitamos a un ritmo cardíaco igual o menor a las 150 pulsaciones por minuto, estas grasas aportan casi que el 100% de la energía para las fibras musculares de contracción lenta y las de contracción rápida tipo IIA.

Cuando la frecuencia cardíaca se mantiene entre las 150-170 pulsaciones por minuto, el uso de las grasas disminuye alrededor del 40%, siendo el porcentaje restante abarcado por el glucógeno intramuscular (55%), aminoácidos, cuerpos cetónicos y ácido láctico (5%).

Cuando las ppm superan las 170, aunque el mecanismo aeróbico oxidativo esté "explotado" al 100%, su aporte por medio de las grasa será muy insignificante (entre el 5-10%).

Así pues que el uso de la faja no tiene algo que ver con el adelgazamiento, que en este caso sería lo mismo que decir "pérdida de grasa corporal" (aunque también se le pueda añadir el adjetivo "muscular", pero en este caso no aplicaría ya que estamos haciendo referencia a la parte del tejido adiposo).

No obstante, posiblemente sí se logrará un adelgazamiento temporal en cuanto a reducción de talla provocada por esa presión exagerada ejercida por la faja, pero como ya expliqué volverá a su posición inicial porque los abdominales no trabajaron o trabajaron muy poco durante la práctica de ejercicio físico con el uso de la faja, es decir que el uso de faja podría volver a los abdominales dependientes y de algún modo "perezosos".

Ya otra cosa es que personas que se hacen operar para lograr resultados estéticos deban mantener el uso de fajas moldeadoras precisamente para que sus resultados sean permanentes.

Los comerciales de televisión siguen aun recomendando el uso de fajas para que todas las personas crean que las mismas ayudan a reducir el nivel de grasa corporal por la presión que éstas aplican, pero a lo que se refieren de forma implícita es una reducción de talla aunque no dicen que es temporal (adelgazamiento temporal), es decir esa reducción de talla en prendas de vestir solo se mantendrá bien sea por el uso permanente de la faja que utilizan y/o por el hecho de que las personas que decidan usarlas se dediquen a realizar cambios en su plan nutricional y a incluir la práctica de ejercicio físico de una manera constante (si en el uso de esta faja u otros implementos como bolsas, que incomodan, hacen sudar de más sin necesidad, y pueden causar ciertas dependencias musculares a nivel de lo que se conoce como "zona core").

Noticia Generada por EventosFit365.com.ve

Instagram
@caribbeanspave