Opción B para esperar una máquina

A diario nos cansamos de ver personas en las salas de entrenamiento esperando sin nada que hacer porque el aparato que tienen que realizar no está disponible en ese momento. Este sencillo hecho puede tener una serie de consecuencias en el desempeño del entrenamiento y por ello es fundamental tener una opción B o saber manejar mejor la situación.
A simple vista esperar a que una máquina se desocupe o unas mancuernas se queden libres, es algo que no tiene mucha más repercusión, pero es un freno a la dinámica del entrenamiento y al ritmo que estamos siguiendo. Hay que tener muy presente que cuando entrenamos un grupo muscular hacemos que circule la sangre. Si nos detenemos este ritmo disminuirá, haciendo que nos cueste más retomar la actividad. Por ello no es nada recomendable estar parados esperando, y para ello es necesario tener una opción B.
Realizar un ejercicio similar al que íbamos a llevar a cabo
En anteriores ocasiones hemos hablado del descanso activo entre series. Lo que vamos a proponer es un poco lo mismo, ya que existen varias opciones B que podemos aplicar cuando nos toque esperar. Una de las más habituales y la que no suele fallar es decantarnos por un ejercicio similar al que íbamos a hacer. Es decir, es necesario que incida en la misma parte muscular que íbamos a trabajar con el que no podemos hacer.
Saber que la rutina se puede variar en un ejercicio es fundamental. No tenemos por qué ceñirnos estrictamente a la rutina que hacemos semana a semana. Es más, ¡en la variación está el gusto!, y en este caso variar el ejercicio es muy bueno para someter a los músculos a un entrenamiento diferente que no siempre llevamos a cabo. Por ello es una buena opción decantarse por una opción B. De este modo no solo nos estaremos manteniendo activos, si no que estaremos entrenando de diferente manera y estimulando más a los músculos.
Realizar otros ejercicios como abdominales.
Otra alternativa que podemos aplicar para evitar quedarnos fríos esperando es realizar otro ejercicio que nos mantenga activos. Por ejemplo está bien alternar abdominales con el entrenamiento del músculo de la jornada. Esto nos permitirá trabajar la pared abdominal mientras hacemos tiempo para seguir con el grupo muscular en cuestión. Además, seguir entrenando entre series es una de las mejores maneras de aumentar el consumo energético, aunque a veces el rendimiento final disminuya.
Ejercitar músculos antagónicos o seguir con el ejercicio anterior.
Entre las posibilidades que barajamos también destacaremos la de realizare ejercicios intercalados del grupo muscular antagonista al que estamos llevando a cabo. Es cierto que esto está bien para ahorrar jornadas de entrenamiento, pero siendo realistas, la intensidad de trabajo de los grupos no será la misma que cuando los hacemos por separado. Así que como opción B también plantearemos mientras esperamos seguir con el ejercicio inmediatamente anterior, pero hacerlo sin apenas carga. Simplemente para mantener los músculos activos con la misma actividad.

Fuente: vitonica.com

Noticia Generada por EventosFit365.com.ve

Instagram
@caribbeanspave